4.2.10

[2] Realización no ausente



El laberinto

En 1957- la IS [Internacional Situacionista] incorporaba el concepto de deriva como “experiencia vivida del espacio urbano” (Gilles Ivain) o “forma de comportamiento experimental ligada a las condiciones de la sociedad urbana [...] La técnica del tránsito veloz a través de distintos ambientes” [1]

Las cartografías
Si el siglo21 trae consigo nuevas formas de producción y legitimación del conocimiento (el trabajo desde la información), podemos considerar sus productos culturales (aquí literarios) como soluciones estéticas que ocurren al afrontar una deriva intelectual a través de diferentes objetos y sujetos, aportando así nuevos recorridos originales: cartografías abiertas a la condición de presente.



Cabe la consideración de la obra literaria como un mapa que “como todo mapa, se transforma minuto a minuto, se halla recorrido por líneas que se pierden en sus extremos, carreteras abiertas, espacios aéreos, trenes subterráneos, metrópolis, horizontes tuneados, cartografías [...] Espacios a medio nominar o aún innominados” [2]

Las especies

Pensando en algunos títulos de reciente aparición [Carne de pixel, Todo lleva carne, Mutatis mutandis, B.] podemos constatar una tendencia emergente que parece dilapidar la tradicional diferenciación entre géneros. Son obras que apuestan por la inclusión de materiales y lenguajes de distinta naturaleza, que al mismo tiempo obligan a adoptar una determinada actitud, ahora más crítica, respecto a algunas de las categorías heredadas, como por ejemplo el propio concepto de novela.

Son los modos actuales de la sociedad contemporánea los que mueven a alcanzar y generar nuevas formas y modelos relacionales (hibridación) como consecuencia de una necesidad de renovación de los paradigmas estéticos (por tanto, renovación estructural, integral de las obras) a partir de la disolución de todo tipo de fronteras disciplinares y arquetipos literarios previos. La puesta en práctica de una determinada deriva a través de signos, formas y medios bajo un filtro presentista.


La crítica literaria como work in progress
“La resistencia a la cultura pop no es más que una manifestación secundaria de una actitud reaccionaria que incluye también la resistencia a la teoría y, en general, al giro cultural tal como se ha producido en los últimos veinte años. Este aspecto puede consignarse en algunas reseñas desfavorables de libros recientes [...] Es la reformulación actual del grado medio, del “nada en exceso” propuesto por Horacio en su Epístola a los pisones. Pero el grado medio horaciano no es la cultura: [...] Hoy en día es la negación de la cultura contemporánea entendida como crítica con fundamento conceptual de las construcciones del pop. El Acme Novelty Library de Chris Ware no es inferior a la cultura literaria, sino superior a la concepción de la cultura dominante: su lectura pide, y aun exige, algunas nociones de deconstrucción, historia del cómic underground, teoría de los media y no poca psicología” [3]

En la mayoría de los casos, ya no basta con acercarse a muchas de estas obras sólo a través de referentes literarios. No se trata de hacer del crítico un experto-en, aunque éste sí ha de saber transitar por las distintas disciplinas, medios y herramientas que configuran su contexto. En unos casos será la ciencia, en otros el arte contemporáneo, la propia teoría literaria, la música y su discurso crítico, o las propias tendencias y modas de la sociedad en que se insertan. Otro tipo de deriva.


Deriva y píxel
Como puede verse en esta página Flikr, el Mouse pointer track es un software que permite registrar los recorridos del ratón en la pantalla del ordenador durante una sesión de trabajo, tal y como se aprecia en la imagen, que pertenece a Anatoly Zenkov. Según leemos en Microsiervos, la imagen recoge los movimientos del ratón de Zenkov "durante una sesión de trabajo de tres horas en Photoshop, interrumpida por un par de pausas de café que se corresponden a los dos puntos más gordos que se ven en la imagen".




________________
[1]Perniola, Mario (2008). Los situacionistas. Madrid. Acuarela & A. Machado [2]Fernández Mallo, Agustín (2009). Postpoesía. Barcelona. Anagrama
[3]Fernández Porta, Eloy (2007). Afterpop. Córdoba. Berenice.
*Nota: todas las imágenes de los apartados anteriores (exceptuando "Deriva y píxel") pertenecen a la película Proyecto Nocilla de Agustín Fernández Mallo, que puede descargarse en su blog.

2 comentarios:

rubén m. dijo...

Jara,

echando un vistazo en Afterpost he encontrado la dirección de tu blog -que me parece realmente interesante- y aprovecho para saludarte. Creo que sólo atreviéndose a esbozar esa "cartografía" a la que aludes, ese mapa en contínuo cambio, se puede hacer una crítica literaria que no sea un metalenguaje muerto, de cera ecuménica, y por lo que leo en Afterpost habéis puesto en escena ese desafío.

Un saludo.

jara calles dijo...

Hola Rubén
me alegro mucho de verte por aquí; muchas gracias por todo lo que dices. Por cierto, he visto el aviso sobre la edición que has preparado,ya hablaremos de ella.

Un abrazo